Incentivos para la rehabilitación de la vivienda

Se acaba de publicar el Real Decreto Ley 19/2021, de 5 de octubre, de medidas urgentes para impulsar la actividad de rehabilitación de edificios en el contexto del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La novedad más relevante es la modificación de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, para introducir tres nuevas deducciones temporales en la cuota íntegra estatal aplicables sobre las cantidades invertidas en obras de rehabilitación que contribuyan a conseguir mejoras de la eficiencia energética de la vivienda habitual o alquilado por su uso como vivienda, haciendo que todo en su conjunto quede acreditado a través del certificado de eficiencia energética. Así pues, este RDL establece diferentes medidas para impulsar la actividad de rehabilitación de edificios de uso residencial.

Las nuevas deducciones son las siguientes:

  1. Deducción del 20% de las cantidades satisfechas desde la entrada en vigor del presente Real Decreto-ley 19/2021, de 5 de octubre hasta el 31 de diciembre de 2022 por las obras realizadas durante este periodo para reducir la demanda de calefacción y refrigeración de la vivienda habitual o de cualquier otro de su titularidad que tuviera arrendado como vivienda o con la expectativa de ser alquilado, siempre que en este último caso, la vivienda se alquile antes del 31 de diciembre de 2023.
    Sólo se entenderá que se ha reducido la demanda de calefacción y refrigeración cuando se reduzca al menos un 7% la suma de los indicadores del certificado de eficiencia energética expedido por el técnico competente tras la realización de las obras.
    La deducción se practicará en el período impositivo en el que se pida el certificado. En caso de que el certificado se expida en un periodo posterior a aquel en el que se abonaron las cantidades por las obras, la deducción se practicará en este último.
    La base máxima anual de la deducción será de 5.000 € anuales.
  2. Deducción del 40% de las cantidades satisfechas desde la entrada en vigor del presente Real Decreto-ley 19/2021, de 5 de octubre hasta el 31 de diciembre de 2022 por las obras realizadas para mejorar el consumo de energía primaria no renovable de la vivienda habitual o de cualquier otro de su titularidad que tuviera arrendado como vivienda o con la expectativa de ser alquilado, siempre que en este último caso, la vivienda se alquile antes del 31 de diciembre de 2023.
    Sólo se entenderá que ha mejorado el consumo de energía primaria no renovable si se reduce al menos en un 30% el indicador o bien, se consigue una mejora de la calificación energética de la vivienda para obtener una clase energética A o B.
    La deducción se practicará en el período impositivo en el que se pida el certificado. En caso de que el certificado se expida en un periodo posterior a aquel en el que se abonaron las cantidades por las obras, la deducción se practicará en este último.
    La base máxima anual de la deducción será de 7.500 € anuales.
  3. Los contribuyentes propietarios de viviendas ubicadas en edificios de uso predominante residencial en los que se hayan llevado a cabo obras de rehabilitación energética desde la entrada en vigor del presente Real Decreto-ley, se podrán deducir el 60% de las cantidades satisfechas durante este periodo por estas obras.
    Tendrán la consideración de obras de rehabilitación energética aquellas en las que se obtenga una mejora de la eficiencia energética del edificio donde se ubica la vivienda, debiendo acreditarse con el certificado de eficiencia energética una reducción del consumo de energía primaria no renovable de un 30% como mínimo, o bien, la mejora de la calificación energética del edificio para obtener una clase A o B.
    No darán derecho a practicar esta deducción las obras realizadas en la parte de la vivienda que se encuentre afectada por una actividad económica.
    La base máxima anual de esta deducción será de 5.000 € anuales.

Las dos primeras deducciones no se permitirán cuando la obra se realice en las partes de las viviendas afectadas a actividades económicas, plazas de garaje, trasteros, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas.

En ningún caso, una misma obra dará derecho a las dos primeras deducciones.

Artículos relacionados